Blog*

El miedo de comprar online

Equipo Wadios

0 comentarios
Comparte en:
Post miedo online

Ya no hay debate. Internet ha llegado para quedarse en nuestras vidas. Ha cambiado nuestra forma de comunicarnos y para que engañarnos, de vivir.

Consultamos de media al día 150 veces nuestro teléfono móvil, y trabajar sin Internet es una utopía en el primer mundo. Necesitamos que todo esté interconectado.

A comienzos de siglo y con el nacimiento de las primeras tiendas online, el miedo e incertidumbre de los consumidores hizo que los primeros emprendedores en este campo no alcanzaran el éxito deseado y que sobre todo en las generaciones más mayores exista aún alguna que otra reticencia a la hora de comprar por Internet.

La seguridad informática y la profesionalidad lograda en este campo ya no es lo que era, por eso queremos desmitificar todas esas leyendas, y tranquilizarte. Hoy en día es seguro y una muy buena opción a la hora de ahorrar tiempo y dinero, ¿pero es verdad todo lo que sabemos sobre las compras online?

A continuación te dejamos varias afirmaciones que seguro que has comentado con tus amigos, pero que a fecha de hoy, aún no has comprobado. ¿Jugamos a verdadero o falso?

Comprar por internet es más barato

Falso. Puede ser que sí y que no. Una tienda online tiene menos costes que una tienda física lógicamente. Además, en muchos casos ni siquiera necesitas tener almacén, por lo que puedes eliminar muchos gastos fijos, irrenunciables en la tradicional. Eso sí, que los costes sean menores, no significa que se aplique esa misma reducción en el PVP (Precio de Venta al Público) ya que el responsable de la tienda busque conseguir un mayor margen de rentabilidad por producto, típico de las economías de escala.

No puedo devolver el producto

Falso. La legislación obliga a cualquier tienda, tanto física como online a tener una política de devoluciones. En función del sector y del tipo de productos, existen una serie de plazos y condiciones. Cuando entres en una tienda online, fíjate en la sección que suele encontrarse en el Footer (parte de debajo de la web) relacionada con la política de devoluciones de esa web, y sobre todo de quién es la responsabilidad de pagar los portes en el caso que los hubiera de vuelta a la tienda. Algunas marcas permiten realizar la compra online, y la devolución en cualquiera de sus tiendas físicas, por lo que esta puede ser una opción muy favorable para eliminar esa incertidumbre.

 

No aciertan con las tallas

Falso. Busca en la página web también la sección de Guía de tallas donde te indicarán las medidas exactas de cada una de las tallas, y compáralas con prendas que tengas en casa y que sepas que te quedan bien. Además de ello, consulta con ellos. Ellos saben mejor que nadie si un artículo da mucha o poca talla, o si es comparable con una marca u otra, y así de paso confirmas con ellos la política de devoluciones o cambios por una talla que se adapte mejor a tu cuerpo.

 

No hay nada como tocar el producto que quiero comprar

Verdadero. Ya pueden ser muy fieles las fotografías colgadas en el catálogo de productos. Y además los estudios ya lo dicen, nos gusta tocar el producto, verlo, pero compramos por precio. ¿Qué significa esto? Pues que vamos a tiendas físicas a probarlos, y terminamos comprando en tiendas online, algo que perjudica notablemente al negocio tradicional. Algunas tiendas, ya cobran solo por probar los productos para evitar este fenómeno que se conoce como el showrooming.

 

Los mensajeros me traerán el producto roto

Falso. Esto es como todo, malos profesionales hay en todos los lados. Muy conocido por internet es el caso de los empleados de Feddex, a los que se veía en un vídeo que circulaba por la red lanzar y maltratar paquetes que llevaban el distintivo de frágil. Hoy, la parte logística y de distribución se cuida mucho, y se trata de agilizar y mejorar su calidad cada día. Cuando te llegue el paquete, comprueba el contenido ante la presencia del mensajero, y firma su correcta recepción, solo si estás de acuerdo que te ha llegado correctamente.

 

No me fio de pagar con tarjeta

Verdadero. Nadie se fía online, pero sí en una tienda física. ¿Cuántas veces le has dado al camarero tu tarjeta de crédito y ha vuelto a los diez minutos con ella? Lógicamente, hay peligro en cualquier sitio si dejas tus datos bancarios en manos no muy fiables, por lo que tienes que tener cuidado cuando compras tanto online como offline. Para las compras por internet, compra sólo en tiendas de confianza, e indica tus datos bancarios sólo en la pasarela de pagos que conecta con el banco, y en ningún otro sitio. Servicios como PayPal o las tarjetas monedero, pueden ayudarte a intermediar en estas operaciones y minorar los riesgos de ser engañado en nuevas páginas web.

 

Anuncio recomendado

Mini 1 dtkbydqroiszj3k5c x5zg
10.000,00 €

Traspaso marketplace negocios online

Consulta
los negocios online
en venta que tenemos

Ver negocios en venta

Publica
aquí
tu web

Publicar tu anuncio de venta